Plaza de los Treinta y Tres Orientales

plaza-33-orientales-jardines

Origen.

La “Plaza de los Treinta y Tres” pertenece a la delineación original de la ciudad de Salto, la que fue estructurada como un amanzanamiento en forma de damero. La Plaza corresponde al lugar topográficamente más elevado de la zona, en proximidad al puerto sobre el Río Uruguay. Hacia el sur y el norte de la Plaza la topografía decae hacia las cuencas de los arroyos Ceibal y Sauzal respectivamente. De los edificios públicos más antiguos que la rodeaban se conservan vestigios de la Antigua Jefatura de Policía que era la sede del poder administrativo, político y militar de Salto.

En 1868

En el centro de la Plaza se instala la escultura, fundida en Francia, de “El Niño y el Cisne” del escultor Theodor Ermann Kalide.

En 1910

En este año, en el ejercicio del primero Intendente de Salto, Dr Marcelino Leal, se remodela la Plaza, la más antigua de la ciudad. Se busca una mejora general de su diseño y equipamiento, en una acción que debía atender lo funcional pero también lo significativo. Era un año muy especial en el cual el pueblo salteño festejó muy efusivamente el reconocimiento por parte de Brasil de los límites con el Uruguay, marcando el fin de un período de gran inestabilidad e incertidumbre que ocasionaban las constantes amenazas de invasión. Estos temores de la población habían generado hasta el momento sucesivas emigraciones temporarias obligadas, hacia y desde la Argentina.
El diseño de la remodelación estuvo a cargo del paisajista francés Charles Racine, que se encontraba trabajando en Montevideo. La superficie de la plaza se divide según sus diagonales, con la fuente en su centro, y en cada uno de los cuatro triángulos resultantes se colocó una de las piezas del grupo escultórico de la Cuatro Estaciones. Las reformas se iniciaron en el mes de junio y comprendían el retiro de añejos paraísos, la conformación de los bordes de los cuatro triángulos que se cubrían con gramilla, y la construcción de los pedestales que servirían de pedestal a las estatuas. Las veredas y caminos se terminaban con pedregullo y se adoquinaban las calles circundantes.
Plaza 33_Reforma de 1910
Los elementos ornamentales como las estatuas y los jarrones y luminarias que enmarcaban la escalinata que se construía en el ángulo suroeste tardaban en llegar de Europa, por lo que la inauguración de la plaza fue postergada varias veces. Si bien el final de las obras se previó para el 7 de diciembre la fecha de la inauguración fue en la navidad. Ya instalada la novedosa red eléctrica de la plaza, en sus luminarias y en la fuente, se debió aguardar el último elemento en llegar, las piezas escultóricas de las Cuatro Estaciones. Si bien en la escalinata de la esquina suroeste de la plaza se lee en el escalón la fecha “1910”, la inauguración fue realizada ya entrado el año siguiente. En la invitación al evento se leía:
“Salto, diciembre 29 de 1910.
Tengo el honor de invitar a Ud. para hacer acto de presencia en la ceremonia oficial, que tendrá lugar el 1º de enero de 1911 a las 6 p.m. con motivo de la colocación de la piedra fundamental del Mercado Central de esta ciudad y para concurrir al lunch que se ofrecerá en los salones de esta Intendencia a las 9 p.m. del mismo día, celebrándose la terminación de las obras de la Plaza Treinta y Tres.
La Intendencia.”

 

Plaza 33_001

En 1974

Se realizan otras mejoras como los muros de piedra rosada en los bordes sur de la plaza, sobre calle Artigas, y se llevan a la plaza los bustos de Manuel Oribe y Dámaso A. Lavalleja que enmarcaban un estrado construido en hormigón y piedra, que fue demolido posteriormente. Es incorporado además el busto de José Pedro Varela, obra de E. Prati, el que se posiciona en el ángulo sureste, frente a la escuela Nº 4.

En 1997

El proyecto de remodelación de este año amplía considerablemente el espacio central de la plaza creando una explanada cuadrangular, con la tradicional fuente del Niño y el Cisne en su centro. Se rediseña el estanque de la fuente central y se le estructura un borde con asientos, de forma ortongonal. Hasta ese momento el estanque de la fuente era más pequeño y circular.

fuente-plaza-33

Se crea una nueva fuente en homenaje a los Treinta y Tres Orientales, cuyos focos de luces tienen los colores de la bandera de la Cruzada Libertadora, azul, blanco y rojo. Frente a esta fuente se reubican los bustos de Oribe y Lavalleja.

Las áreas peatonales son pavimentadas con baldosones de hormigón (anteriormente el suelo estaba cubierto de gravilla) y ilumina con una nueva red en la generalidad de los caminos. Según idea del paisajista Leandro Silva Delgado se jerarquiza la explanada hacia la Parroquia Nuestra Señora del del Carmen, ensanchándola, para alinearla con la fachada de la iglesia, el edificio patrimonial más importante del entorno.

Se coloca una línea de chorros de agua que surgen directamente del pavimento, que además de incorporar un nuevo elemento de atracción, resalta el eje este-oeste conformado por la Parroquia, la fuente del Niño y el Cisne, y la fuente de los Treinta y Tres Orientales.

En 2010.

La plaza es declarada Monumento Histórico Nacional.

__________________________________________________________________________________

DECLARACION DE MONUMENTO HISTORICO NACIONAL.

PLAZA DE LOS TREINTA Y TRES. SALTO
Promulgación : 11/05/2010  – Publicación: 26/05/2010

VISTO: La gestión efectuada por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, a efectos de declarar Monumento Histórico Nacional la “Plaza de los Treinta y Tres” de la ciudad de Salto, carpeta 161, sección 1, manzana 423.

RESULTANDO: I) Conforme surge de la exposición de motivos elaborada por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, la “Plaza de los Treinta y Tres” de la ciudad de Salto, fue realizada con un diseño tradicional de diagonales con su arbolado, el que fue modificado en la década del 70 a propuesta del reconocido paisajista uruguayo Leandro Silva Delgado. II) Los espacios verdes se redujeron, pero se encuentran muy bien equipados y mantenidos, contando con canteros con rosas así como con importantes esculturas. En los dos sectores que dan al norte se encuentran las esculturas de las cuatro estaciones de Mathurin Moreau, las que fueron colocadas en dicha plaza en el año 1910 y al centro de esa gran explanada y eje central de la plaza, se ubica la escultura de Kalide: “Alegoría del Niño y el Cisne”. III) El diseño estuvo a cargo del paisajista Racine, quien retiró los antiguos paraísos, trazó las diagonales colocando en el centro de la fuente y en cada uno de los cuatro triángulos una pieza escultórica: las cuatro estaciones de Mathurin Moreau. El significado de las cuatro damas no está en su vestimenta sino en lo que portan en sus manos: el fuego significa el invierno, las flores la primavera, el trigo el verano, y las frutas el otoño. IV) La presencia de las esculturas en la “Plaza de los Treinta y Tres” de la ciudad de Salto, son un elemento caracterizante de la misma así como un símbolo de la Belle Epoque europea, fenómeno que ocurrió en otras ciudades latinoamericanas.

CONSIDERANDO: I) Que la Comisión del Patrimonio promueve la declaratoria con el fin de proteger un testimonio urbano referencial de la ciudad de Salto, el cual por su diseño y contenido escultórico trasciende a la comunidad salteña. II) El Poder Ejecutivo animado del propósito de preservar los bienes culturales como la “Plaza de los Treinta y Tres” de la ciudad de Salto, accederá a lo solicitado declarándolo monumento histórico nacional. ATENTO: A lo expuesto, a lo informado por la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, a lo dispuesto en la Ley 14.040 del 20 de octubre de 1971 y Decreto 536/72. EL MINISTRO DE EDUCACION Y CULTURA en ejercicio de atribuciones delegadas RESUELVE:

DECLARASE Monumento Histórico Nacional, la “Plaza de los Treinta y Tres” carpeta 161, sección 1, manzana 423 de la ciudad de Salto.

RICARDO EHRLICH

Deja un comentario