Museo del Hombre y la Tecnología

Reseña Histórica

El destino primario de este edificio, ubicado en la esquina formada por las calles Brasil y José Zorrilla de San Martín, fue el de albergar el Mercado Central. El edificio fue construido en el año 1909 por el arquitecto Domingo F. Rocco, a iniciativa del primer intendente de Salto Dr. Marcelino Leal. El nuevo mercado sustituiría en la función al ya antiguo Mercado 18 de Julio. En esta esquina funcionaba anteriormente un pequeño mercado, y toda la propiedad era de una sociedad de particulares encabezada por Federico Devoto. El Mercado Central mantuvo esta función hasta el año 1976 en el que se concibe la idea, por parte del entonces intendente, Arqto. Néstor Minutti, de transformar las instalaciones para la actividad cultural. Nace así en 1980 el Museo del Hombre y la Tecnología. En el nivel inferior se dará lugar al Museo de Arqueología y Ciencias Naturales. Con esta construcción se hace presente en Salto la arquitectura propia de la era industrial europea, con el uso de la estructura en hierro y formas muy difundidas durante el siglo XIX. El uso de estructuras con piezas en hierro permite soportar importantes áreas techadas para cubrir espacios muy amplios, sin la necesidad de construir pesados muros intermedios. Es la arquitectura de los grandes espacios, como los locales industriales, las estaciones de trenes y los mercados.

El acceso principal al edificio es por calle Brasil y está fuertemente indicado por un portal de doble hoja de hierro que marca el eje central del edificio. Este eje central también es resaltado en altura en la fachada, con una pequeña torre con un reloj. Originalmente sobre esta torre había en una pirámide esbelta que fue demolida décadas atrás. Luego de subir la breve escalinata frontal el visitante se introduce a la planta principal, un espacio único de gran altura, con techo y estructura metálica, que comprende todo el ancho y largo del edificio. La composición clásica de la planta, con su doble axialidad, forma dos corredores en cruz definidos por las alineaciones de las columnas de hierro. Entorno al amplio espacio central, donde la luz entra cenitalmente por un lucernario, se articulaban los puestos de venta del mercado. Actualmente en este nivel principal se exhibe la colección del Museo del Hombre y la Tecnología. Opuesto al acceso principal hay otro gran portal que comunica con la parte posterior del predio, por donde se sale a un patio pavimentado y enjardinado y bordeado por balaustradas. De este patio se puede bajar mediante dos escalinatas laterales y simétricas hacia el nivel natural del terreno. Antiguamente este nivel inferior era la plaza de estacionamiento de los carros que llegaban y partían con mercaderías. Posteriormente a estos jardines y haciendo frente a la calle 19 de abril, al otro lado de la manzana, está en exhibición la locomotora “La Criollo”, que cuenta con declaración como Monumento Histórico Nacional.

Por debajo del nivel principal del edificio se encuentra un semi-subsuelo que gracias a la pendiente natural del terreno cuenta con un ingreso a nivel de vereda hacia la calle José Zorrilla de San Martín. Originalmente era una extensión de los puestos del mercado que aprovechando la mejor protección frente al calor se ubicaban algunos puestos especiales como las carnicerías. Hoy sirve como sede al Museo de Arqueología y Ciencias Naturales. Este edificio es un emblema de los lenguajes de la modernización emprendida por la ciudad en el entorno de Fin de Siglo XIX, y una acertada solución para un característico enclave de la topografía salteña.

DESCARGAR ARCHIVO

Deja un comentario