Ateneo

En 1889, figuras notables de la época deciden concretar en Salto la construcción de un Ateneo, centro de pensamiento y de labor, con la finalidad de llevar a cabo conferencias, exposiciones de arte, movimientos patrióticos, veladas musicales y fiestas sociales.
El proyecto es encargado a Félix Elena y el edificio se inaugura el 19 de abril de 1895.
Este lugar, verdadero foco de la vida espiritual del departamento vio surgir asociaciones tales como la Asociación Estudiantil, el Costurero Escolar, la Sociedad de Maestros, el Centro de Periodistas, la Sociedad Patriótica y la Escuela de Bellas Artes; fue el recinto local de la música de cámara, en donde actuaron destacados intérpretes de fama internacional, e incluso llegó a albergar la prestigiosa “Biblioteca Popular”.
El edificio adopta una solución espacial unitaria que integra platea y escenario, tipológicamente similar a otros ateneos construidos en la época, por ejemplo el de Montevideo.
Su fachada es ecléctica con un manejo de órdenes clásicos en consonancia con el discurso barroco. El orden central destaca un amplio balcón debajo del cual se sitúa el acceso. La articulación entre la planta baja y el nivel superior se resuelve con la transformación de las pilastras geminadas de la planta baja a columnas geminadas en el primer piso. En la ornamentación aparecen símbolos que hacen referencia a las artes y a la música.
El acceso al edificio se resuelve a través de un vestíbulo que antecede a la lógica organización de la sala en donde dos escaleras simétricas permiten la conexión con la galería superior.
El espacio interior se vive como único, teniendo como punto de atracción el escenario ya que la relación escenario-público es mucho más fluida que en un teatro. En el perímetro se sitúa una galería un poco más elevada que la platea y separada de la misma por esbeltas columnas de hierro que sostienen el balcón superior que recorre todo el espacio hasta detrás del escenario.
Cabe destacar el cielorraso, pintado por los hermanos Eriberto y Edmundo Prati en el año 1911, conteniendo alegorías y escenas relacionadas con la mitología griega. Sobre el escenario apreciamos cuatro pinturas, anteriores a las de los hermanos Prati, que a modo de balcones nos muestran escenas del antiguo Egipto. Completan la resolución espacial y alegórica del ambiente, el mobiliario, así como los bustos de personajes célebres del saber y la cultura ubicados en las dos galerías y el piano de cola del escenario.
Representativo del pensamiento iluminista y moderno, el Ateneo de Salto sintetiza perfectamente las aspiraciones de su lema: “ARS ET LABOR”, y constituye una de las respuestas mejor logradas en su género, especialmente para la audición de música de cámara.

NÓMINA DE REFERENCIAS GRÁFICAS Y BIBLIOGRÁFICAS

 

 

 

 

 

 

Consejo de Educación Primaria. Centro de Tecnología Educativa: “SALTO DE AYER. CRONICAS Y DOCUMENTOS” Ed. Centro de Tecnología Educativa de Salto; Salto. 1993.
Fernández Moyano, Jorge, y Vique de Bourdin, Raquel: “BREVE HISTORIA DE SALTO. Su gente y sus historias”. Intendencia Municipal de Salto. Salto; 1990.
Barrios Pintos, Aníbal: “SALTO, Voz de la tierra y del hombre”. Consejo Departamental de Salto. Editorial Minas. Montevideo; 1962.

DESCARGAR FICHA

Deja un comentario