Salto Chico

Salto Chico

El Río Uruguay A partir de la confluencia del río Cuareim (límite norte entre Uruguay y Brasil) su cauce está ocupado por numerosas islas y bajos fondos rocosos. Importantes afloramientos de basalto determinan los saltos denominados Salto Grande y Salto Chico.

De estos dos fenómenos naturales, Salto Grande no es visible ya que ha sido cubierto por las aguas de la represa hidroeléctrica homónima. Salto Chico, a tres kilómetros al norte de la ciudad ofrece una serie de rápidos y pequeñas cascadas. Cuando las aguas del río Uruguay se mantiene a baja cota el rumor del agua llena el ambiente circundante. A esto se agregan zonas de playas de canto rodado y mucha pesca, formando el conjunto un entorno de gran valor paisajístico natural, especialmente en horas del atardecer cuando los cielos rojizos ofician de fondo a los saltos de agua.

La zona de Salto Chico también se la conoce por “el Ayuí” por encontrarse frente a la desembocadura del arroyo Ayuí en la costa argentina.

Este lugar tiene trascendencia histórica como el origen de Salto. Los rápidos significaron un obstáculo a la navegación del río en épocas coloniales, obligando a los navegantes a desembarcar y cambiar de modo de transporte. Los primeros asentamientos humanos en la zona se debieron a este necesario alto en los viajes, cobrando el lugar de valor estratégico. Frente a los saltos del río, entre diciembre de 1811 y enero de 1812, el Gral. Artigas cruzó el río con un pueblo de soldados y civiles orientales indómitos que lo seguían, en “la Redota” o “Éxodo del Pueblo Oriental”. Meses más tarde el General vuelve a Salto para reanudar la conquista del territorio oriental.

 

Deja un comentario