Iglesia Nuestra Señora del Carmen

  1. SOLICITANTE: Comisión Honoraria Departamental del Patrimonio de Salto

  2. REPRESENTANTES: Vice-Presidente Esc. Enrique Cesio.

  3. IDENTIFICACION: Iglesia de la Diócesis de Salto de la Iglesia Católica Postólica Romana en el Uruguay; ubicada en calle Florencio Sánchez entre Uruguay y Artigas, a mitad de cuadra, acera este; frente a la Plaza de los Treinta y Tres Orientales; padrón 5077

  4. USO. Dedicada al culto católico.

  5. PROPIEDAD: es propiedad de la Iglesia referida, Parroquia del mismo nombre.

  6. RIESGO: no presenta riesgo, se encuentra mantenida por la religión propietaria.

  7. FUNDAMENTACION:

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Más allá del Patrimonio tangible que representa la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen como edificio carismático de nuestra ciudad de Salto, nos lleva a solicitar su declaración de Patrimonio, el cúmulo de valores patrimoniales intangibles que ameritan nuestra solicitud

Ningún acontecimiento de nuestra historia estuvo al margen de la devoción que inspirara la Virgen del Carmen, más allá de la formación de villa a ciudad y por ende, identificación cultural de nuestro pueblo

Historiando brevemente nuestra aseveración diremos que la intensa veneración profesada por la población salteña a la Virgen de Nuestra Señora del Carmen, se remonta en el tiempo, hasta aquel lejano 10 de octubre de 1829, cuando los vecinos de esta Villa, le solicitaron al Señor Cura Rector de la Iglesia Parroquial Matriz, Vicario General, Delegado Apostólico y Senador de la República, Don Dámaso Antonio Larrañaga, “que sea elevada a Parroquia la antigua Capilla del Salto Oriental,”haciéndole notar al ilustre religioso, la necesidad de dirección espiritual que padecía esta población .

El 16 de julio de 1818 se levanta la primera Capilla “Nuestra Señora del Carmen”

En su solicitud expresan su deseo de que la nueva Parroquia sea erigida en advocación de Nuestra Señora del Carmen

Siguiendo un Acta del Secretario de la Junta Administrativa de Salto Don Julián Serrano, de fecha 1 de julio de 1854 y refiriéndose a 1817 cuando el ejército portugués , se ubica en esta localidad con su Campamento, dice ser su Primer Comandante Antonio Pinto Fontoura y Capellán de División Presbítero Don José Ignacio Monteiro, el primer sacerdote que administró los Sacramentos dentro de la Jurisdicción de Salto, la Iglesia igual que en Sandú era también un rancho que solo se distinguía por un simulacro de campanario levantado a la entrada, en forma de portal y de donde pendían dos campanas de regulares dimensiones

La Iglesia estaba instalada como en las antiguas Reducciones. El Cura Párroco era Don José Féliz Bernal, correntino de 71 años, y ejercía las funciones de Sacristán, Don José Bernardo Vera.

El 8 de octubre de 1820 el Capellán Don Dámaso Antonio Larrañaga desde Montevideo, le remitió al Presbítero Ignacio José Monteiro, un despacho con facultades parroquiales, debiendo en todo, conformarse con las disposiciones canónicas. Desde entonces, 14 de noviembre de 1824 fueron bautizados por el Capellán 274 niños.

Desde esa fecha no existe partida alguna hasta el 23 de febrero del 1828, fecha en que hallamos firmadas, las Partidas, en la Capilla del Salto, al Cura Vicario de la Parroquia de Mandisoví, Mariano José Castillo. Este Cura tenía venidas periódicas reguladas por sus quehaceres y las necesidades de la feligresía.

Con el deseo de tener mejor asentado el orden de los Servicios de Culto el vecindario de Salto promovió a mediados de 1831, el despacho de un expediente destinado a convertirlo en Decreto, que luego sería firmado por el Gobernador General Rondeau con fecha 10 de octubre de 1829 y por el cual se segregaba del Curato de Paysandú el Curato de Salto

“Don Dámaso Antonio Larrañaga, Vicario general de la República accedió al justísimo pedido y el 2 de Enero de 1832 erigió el nuevo Curato en el Pueblo del Salto bajo la advocación de NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Es muy interesante la documentación al respecto, que nos da un panorama fiel de los acontecimientos de la época.- Nos limitamos a transcribir el Decreto textualmente: “Montevideo, veintitrés de noviembre de mil ochocientos treinta y uno Agréguese por nuestro Notario, una copia legalizada de la separación de la Tenencia que se refiere de su respectiva Iglesia Matriz, y erección en nueva Parroquia decretada por el Exmo Gobierno Provisorio del Estado , para proveer en su vista lo que por derecho corresponde. Larrañaga

Así lo proveyó, Larrañaga, Cura Rector de esta Santa Iglesia Matriz, Vicario General y Delegado Eclesiástico del Estado, el dicho día, y por ante mí, de que doy fe .Cayetano Múxica, Notario Eclesiástico….”

LAS CAMPANAS DE LA IGLESIA

Las dos campanas que ostenta orgullosa la Iglesia del Salto, como reliquia inapreciable de las antiguas Misiones de los Jesuitas, en las márgenes del Uruguay, son de tamaño regular, pesarán aproximadamente unas 40 arrobas. Su construcción es tosca e imperfecta su forma, lo que denota la falta de elementos con que los Jesuitas tropezaron para su fundición, en aquellos remotos tiempos y apartados lugares…” “Su sonido no tiene parecido con el de las campanas de otras fábricas; sonoro y melancólico es a la vez penetrante y se deja oír a bastante distancia Una de ellas, la que está frente, dice. “IN OPPIDO S. CAROLI, ANNO MDCCXV( En el pueblo de San Carlos año 1715) La otra tiene la siguiente inscripción “SANCTE NICOLAI ORA PRO NOBIS, año 1686 (S. Nicolás, Ruega por nosotros, año 1686)

Estas dos campanas costaron una onza de oro cada una, y fueron traídas por el General Rivera en 1837

A pesar del progreso edilicio, la Iglesia, la fundación mas trascendental de todo pueblo de origen español o portugués, continuaba siendo el rancho, de aleros volados, emplazado en el solar donde en la actualidad se levanta la Casa Municipal, y que describe Arsene Isabelle en su viaje, “donde al son de las campanas misioneras, colgadas de la viga de ñandubay, cruzada sobre los altos postes, congregábanse los sencillos creyentes salteños de los primeros tiempos…”

“Las chispas de una hoguera próxima (encendida por unas chinas del vecindario fueron llevadas hasta su inflamable techo, en alas de un furioso ventarrón, que soplando a la vez el incendio, destruyó totalmente la modestísima Iglesia, el 8 de diciembre de 1846”

En los primeros meses de 1849 se comenzó a trabajar por el inicio de la nueva Iglesia. El General Oribe en correspondencia le dice al Coronel Diego Lamas “Tengo que recomendarle al Cura Antonio Guerrero, que va para allá, a dar principio a la obra de la Iglesia, en cuanto fuese compatible con las facultades de Ud. favorézcale para que lleve a cabo esta empresa”

Y luego agrega “si existiese algún depósito de cuero de los del carneo que se hacía para las supuestas familias del otro lado del Uruguay, destine su producto a la obra de la Iglesia”

El Padre Guerrero consiguió el local de un almacén y lo habilitó para celebrar los oficios, local que sirvió de Iglesia hasta el Año 1854

La Villa del Salto, como hemos visto, no tenía más Iglesia que un Almacén, sito en la Calle Colón, Uruguay al Norte, debido al incendio

IGLESIA DEL CARMEN: Luego de incendiada la primera Iglesia, el 8 de diciembre de 1846, la Junta Económica Administrativa, el 18 de febrero de 1852, bajo la Presidencia de Don Joaquín Alfonso y con la asistencia especial del Jefe Político, Don Teodoro Egaña, destinó para templo, un solar de 40 varas de frente por el Oeste, en la Plaza principal, con fondo al este, hasta encontrar los fondos de Don Ramón Arralde y Don Cándido Fonseca

El 21 de octubre de 1852 se colocó la piedra fundamental, bajo la advocación de la “Virgen del Carmen”

Se colocó el Acta Fundamental forrado de encerado, lacrada y sellada con las armas nacionales dentro de una cajita de madera de cedro, construida al efecto , y ésta, dentro de una de plomo, sobre la que se colocó una loza de mármol en el que están grabados, el día, mes y año de su colocación

Construcción: En un solar de 40 varas de frente al oeste y cincuenta y media de fondo, comprendiendo en él, trece y tres cuartas varas de frente con igual fondo, perteneciente al vecino Don Manuel Goncalvez Amorim, cuyo vecino tuvo la deferencia de donarlo a la Iglesia El constructor, Pedro de Viñas, dirigió la obra con un costo de 10.800 pesos en dinero.

Era un edificio de 40 varas de luz y 10 de alto en las paredes laterales, sin pretensiones, pero bien lleno de carácter y bien armónico de líneas El desarrollo arquitectónico aparece justo y acordado a las reglas clásicas. Las torres, aunque bajas, lucían una silueta esbelta que las veletas desiguales remataban con una nota de sencillez ingenua y pintoresca

INAUGURACIÓN: 1 DE ABRIL DE 1855: Mudados los útiles y enseres de la vieja Iglesia, en la que solo quedó, para traer, en procesión, al otro día, la Patrona de esta Parroquia, Nuestra Señora del Carmen, que la adornaron los parientes del antiguo vecino, Don José Canto. Ese día amaneció reinando un viento del sur y el cielo toldado con un celaje blanco que la salida del sol envolvía en un color dorado, anuncio cierto que la Providencia favorecería con el buen día deseado….

A las nueve de la mañana sonó el tercer repique de las campanas y un estruendoso cañonazo, anunciando que la Patrona de esta Villa, salía de su Iglesia provisoria para su nueva Iglesia definitiva

Llega el año1855 y las obras de la Iglesia tocaban a su fin

Las autoridades y el pueblo se preparaban para celebrar con festejos públicos el fausto acontecimiento de la inauguración de la Iglesia

A fin de celebrar los Oficios de Semana Santa, en el nuevo templo se aceleraron los últimos trabajos y con la debida anticipación, se determinó el día 1 de abril, Domingo de Ramos, para la bendición solemne de la Iglesia

Se conserva en el Archivo Parroquial un número del antiguo Diario de Montevideo, “EL COMERCIO DEL PLATA”, fecha 20 de abril de aquel año en el que aparece publicada una correspondencia de un antiguo vecino de Salto, dando cuenta minuciosa de aquellas fiestas religiosas. Su trascripción sería larga y talvez tediosa para quienes no llevan incorporado, ese Patrimonio Intangible que los pueblos conservan a través del tiempo, pero que allí está expuesta en forma excepcional. Emoción que trasciende el tiempo y nos lleva a justificar nuestra solicitud para su Declaración de Patrimonio

La primera Iglesia del Carmen que desde su inauguración resultó estrecha para contener a los fieles, tuvo que ser sometida a una ampliación

En 1889 las demoliciones parciales comenzaron, y al año siguiente se procedió a reconstruirla , dándole tres naves, La placa fijada en una de las pilastras interiores recuerda al Padre Crisanto López como autor de estas mejoras probando su celo, no así el buen gusto de los que lo asesoraron

El nuevo templo dejaba que desear como obra arquitectónica. Un pórtico enano añadido a último momento y un rosetón minúsculo hacían tan mal al conjunto, como la línea de sus torres fuera de estilo.

Más tarde, en 1916 se decidió una nueva y formal restauración, pero en vez de aprovechar la oportunidad para estilizar la fachada, y quebrar su desproporcionada silueta lateral, con una cúpula esbelta y dominante

“Y se colmó la medida de lo absurdo encerrando, bajo, una decoración exterior de gótico, todas las líneas clásicas de la masa primitiva”. Estas opiniones de Fernández Saldaña concluyen con una reminiscencia de lo que fue el buen gusto del viejo constructor del año 50, Don Pedro de Viñas

En la década de 1940 se inició una ampliación y renovación de la Iglesia., que abarca hasta 1955 Se ensanchó el presbiterio, se retiró los altares dedicados a los Santos, se redujo el número de imágenes y se adaptó a los nuevos cánones eclesiásticos

LAS CAMPANAS DEL RELOJ: EL 17 de octubre de 1890 el silencioso reloj de la nueva Iglesia de la Plaza Treinta y Tres cobró vida al colocársele las campanas que cada cuarto de hora suenan y repiten las horas. Estas campanas fueron regaladas por el General Máximo Tajes y fundidas especialmente para dicho reloj. Llevaban grabadas en relieve los nombres del donante y del Coronel Teófilo Córdoba

Queda en forma sucinta, la evolución histórica de la Iglesia del Carmen, que trasciende el edificio en sí, para ser inmaterial e intangible patrimonio espiritual de los salteños.

2 respuestas a Iglesia Nuestra Señora del Carmen

  1. Varina Irene Lopez Laszczuk dijo:

    Estimado Parroco Bisio : Su iglesia es muy linda y un referente en la ciudad de salto. particularmente es muy importante para mi porque alli me bautize junto a mi familia. En este momento queria solicitar a quien corresponde si es posible me envien mi fe de bautismo realizada en el año 1980 para poder bautizar a mi querida hija realizada por mis padres Hugo Lopez Rosso y Teresa Laribel laszczuk Villalba o como la puedo adquirir .Desde ya muchas gracias …

  2. claudia Rodriguez dijo:

    Donde esta la dirreccion y telefonos de la parroaquia para enviarles a ustedes unas notificacion de matrimonio realizado en la parroquia de San Maximiliano Kobe en Bogotá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>